La república petrolera y urbaba de la época contemporanea:

 

 

 

La república petrolera y urbana de la época contemporanea:

 

2-Transformaciones de la explotación petrolera:

2.1-Los cambios en la estructura económica:

b-La explotación del mineral de hierro.

En el año de 1950 se inicia la explotación de mineral de hierro en el Estado Bolívar, realizada, al igual que la de petróleo por empresas extranjeras representantes de grandes trusts internacionales, la Iron Mines of Venezuela, subsidiaria de la Bethlehem Steel Corporation y la Orinoco Mining, de la Unired Steel Corporation, consorcios norteamericanos.

La historia del hierro repite la serie de venalidades iniciada por las empresas petroleras. Veamos como las relató el Dr. Salvador de la Plaza :

“En 1925 fueron descubiertos los depósilos de El Pao y en 1927 se le otorgó conceSión de explotación a un señor Boccardo, de Ciudad Bolívar, quien la traspasó en 1932 a la iron Mines Co., subsidiaria del trusi norteamericano Bethlehem Steel Corporation. Estos depósitos están ubicados en el Distrito Piar del Estado Bolívar y la superficie de la concesión abarca 8.600 hectáreas.

Sorpresivamente en 1928 fue sancionada una nueva Ley de Minas con la sola finalidad de modificar los artículos relativos al impuesto de explotación y en tal forma, como veremos luego. que quedaron eximidos los concesionarios de pagarlo. A la Iron , no obstante que la conceSión había siclo otorgada a Boccardo en 1927, se le concedió en 1932 la ‘gracia” de convertir su concesión a esa nueva Ley, por lo que quedó exenta de pagar impuesto de explotación.”

“El hecho de que los trusts norteamericanos, entre ellos Bethlehem Steel con la concesión a la ¡ron, comenzaron a interesarse en el hierro de Venezuela, debido principalmente a que los riquísimos depósitos de alto tenor de Estados Unidos estaban dando señales de un próximo agotamiento, llevó al Gobierno de ese entonces a designar en 1937 una Comisión para el estudio y exploración de la Guayana, especialmente en lo que a hierro se refería. Esa Comisión rindió en 1939 un amplio estudio sobre la Sierra imataca.”

“El 10 de noviembre de 1946 y con el nombre de Oliver Iron Mining Co., la Orinoco Mining Co., subsidiaria del trust norteamericano Uníted State Steel Corporation, solicitó y obtuvo del Estado la concesión de explotar unos depósitos de hierro en el Distrito Heres del Estado Bolívar. Sobre esos mismos depósitos le había sido otorgada concesión a un señor Alfredo Gruber, quien la vendió y traspasó a la Orinoco. Esos depósitos integran el hoy renombrado Cerro Bolívar y las concesiones abarcan una superficie de 8.093 hectáreas. El hierro contenido en esas concesiones lo ha avaluado la Orinoco en 35.000 millones de bolívares.”

“Al año siguiente, el 3 de diciembre de 1947 le fueron otorgadas a la misma Orinoco otras concesiones en el Territorio Delta Amacuro, con superficie inicial de exploración de 30.000 hectáreas, las que al ser convertidas en concesiones de explotación quedaron reducidas a 12.500 hectáreas. Dado que para la fecha de otorgamiento de esas concesiones ya había sido declarado ese Territorio de reserva nacional, hubo, para ceñirse a la Ley, que establecer ciertas “ventajas especiales” en el título de la concesión y, entre ellas, la h) que obligaba a la Orinoco a: crear y sostener una pequeña granja agrícola modelo en la región, sin fines de lucro, de conformidad con las disposiciones legales y pertinentes y contratar a ese fin los servicios de un agrónomo venezolano.

Esta granja será instalada después de que las concesiones entren en explotación en lugar inmediato a éstas (Gaceta Oficial N° 22.481 del 3-12-47).

Como entre una concesión de hierro y una granja agrícola modelo no existe relación alguna, La ilusión de tal “ventaja especial” no dejó de llamar la atención. La única explicación que hasta ahora ha sido sugerida es que la Orinoco, basada en experiencias técnicas, se proponía emplear como explosivo para la extracción de hierro en el Cerro Bolívar en lugar de la dinamita. el nitrato de amonio, el que mezclado con aceite de desperdicio o con petróleo, tiene la propiedad de que su manipulación es más sencilla y menos peligrosa, pues no deja residuos, como ocurre algunas veces con la dinamita, residuos que al hacer explosión en el momento en que son triturados los bloques de rocas, ocasionan pérdidas de vida y deterioro de bienes.

Pero el nitrato de amonio es también un fertilizante y como tal la Orinoco no pagaría derechos al importarlo por tratarse de que sería consumido en la Granja Agrícola Modelo. Así pues, la Junta Revolucionaria de Gobierno de los años 46 y 47 no sólo otorgó riquísimas concesiones de hierro al trust norteamericano United State Steel Corporation —Casa Matriz de la Orinoco Mining Co.— sino que con la modesta “ventaja especial” h) le donó, libre de derechos arancelarios, la importación del explosivo que sería usado en la extracción del hierro en el Cerro Bolívar. En 1958 y posiblemente por ser bajo el tenor del mineral, la Orinoco renunció a las concesiones en el Territorio Delta Amacuro.”

“En el mismo Estado Bolívar y con superficie de 6.000 hectáreas, otro trust norteamericano, Republic Steel Corporation. con el nombre de The María Luisa Ore Company y por traspaso que le hiciera el señor Tade4 Shoen, obtuvo una concesión.”

“Otras concesiones y en otros años fuei ron otorgadas por el Estado, pero lo de interés en constatar es que los trusts norte mericanos, por otorgamiento directo o p traspasos, llegaron a controlar para diciemb de 1957 más de 40.000 hectáreas de concesiones. Por renuncia de algunas de ellas caducidad de otras, para el 31 de diciembre de 1961 el área de concesiones había disminuido a 31.893 hectáreas y para el 31 de de ciembre de 1962 a 26.893 hectáreas , según reciente información del Ministerio de Minas e Hidrocarburos, por haber sido declarada 1 caducidad durante ese último año de die concesiones, de 500 hectáreas cada una, qu le habían sido otorgadas al señor Héctor F garella.”

(Salvador de la Plaza , “La explotación de! hierro en economía venezolana”, Revista Economía, y, administración, Universidad del Zulia. N° 3, julio-setiembre ¡964).

El desarrollo de la producción de mineni de hierro, impulsado por las crecientes nece sidad.es de la economía norteamericana de terminó que rápidamente nuestra país se co locara entre los principales exportadore mundiales del producto.

Con la producción de minera! de hierra se incrementan el poder económico, así com los hene,flcios del capital extranjero en V nezuela. Nuestro país, en cambio ha percibido hasta ahora muy poco por dicha explotación. En tal sentido, la profundización d iniciado proceso de nacionalización del sect abre nuevos y promisores caminos al auté tico desarrollo económico del país, pues combinación de petróleo y hierro en man de la nación venezolana sientan las bases un nuevo tipo de desarrollo, basado en la construcción de una industria pesada capaz de producir maquinaria y equipo para las necesidades nacionales y la exportación, la forma como se sepa utilizar esas posibilidades, depende en gran medida el futuro la economía venezolana.

 

ARRIBA

CONTENIDO

 

 

La república petrolera y urbaba de la época contemporanea: